8.1.17

ENTRE CHARLATANES Y "ELEGIDOS"

Recibí la participación de un evento organizado en la "Quebrada de la Luna" que será para Semana Santa y que tendrá una "taller de preparación" para los que quieran participar.
Obviamente que no comparto este tipo de "encuentros" que sirven para engrosar los bolsillos de algunos que con la excusa de la "preparación" hacen ping[ues ganancias.
Siempre estuve en contra de este tipo de mercantilismo y me pregunto si los que brindan esos encuentros son "elegidos" o se sienten capacitados para "preparar" a aquellos que concurren deseosos de un aprendizaje "especial".
Cuánta charlatanería!!! Al haber tenido la posibilidad de entrevistar en forma directa a decenas de personas que han vivido experiencias extrañas, fuera de lo común, que no responden a los cánones de nuestra ciencia, ninguno de los protagonistas me expresó que se sienten "elegidos" y jamás intentaron generar "cursos". Muy por el contrario, prefirieron mantener el bajo perfil y en muchos casos soportar la burla o la chanza.
Sin dudas, esta es una forma de explotar un tema que interesa a mucha mas gente de la que suponemos. Gente que tiene necesidad de saber "un poco más" y que desgraciadamente cae en manos de algunos sujetos que aprovechan este tipo de eventos para hacer diferencia, haciendo gala de una contradiccion de "mística-comercial", que lejos están de buscar una respuesta a los miles de casos de mutilaciones de animales o encuentros del Tipo III.
Con esto fijo mi postura contra charlatanes que por la verdadera investigación hicieron muy poco, por no decir nada, en salvaguarda del trabajo que decenas de investigadores realizan seriamente, aún poniendo plata de su bolsillo.
Quique Mario
Centro de Estudios UFO

8.12.16

LA INVESTIGACION DE CAMPO...

Vivencias como investigador de campo del tema OVNI. Parte de un nuevo libro que se editará el año próximo. Cada semana agregaré un nuevo post para los amantes del tema. Agradeceré si me expresan su opinión. Gracias!!!

La noche era fría y oscura, en pleno mes de junio. Se había hecho muy tarde y el chivito que ofrecieron los amigos de Santa Isabel como despedida a mi recorrida por la región, hizo que el tiempo se extendiera entre charla y algunos acordes de guitarra. En realidad los anfitriones pretendían que desistiera de viajar por la noche y que lo hiciera en la mañana temprano. Como mi postura se mantuvo firme, me ofrecieron un café para aguantar el frío de la noche y alrededor de la 1,30 de la madrugada partí para Santa Rosa.
Corría el año 1981 y la ruta 10 era un misterio que me atraía, sobre todo de noche. Por eso mantuve firme mi postura de viajar aunque fuera tarde. Estaba bien descansado y obligadamente iría despacio porque mi infatigable Citroen 3 CV tenía sus limitaciones.
Me abrigué bien, salí a la vereda y observé el cielo. Las estrellas fulguraban de una manera espectacular. Daba la sensación que si estiraba la mano las podría tocar. Crucé la bufanda sobre mi pecho, prendí los botones de la campera marrón que me acompaña en todas las campañas, levanté la mano a modo de saludo y monté el vehículo.
Lentamente atravesé las calles de Santa Isabel. Salvo algún perro que ocasionalmente cruzaba la calle no se observaba ningún movimiento. El único ruido que se escuchaba era el del motor del vehículo que dejaba atrás las últimas casas del pueblo. Cuando quise acordar, ya estaba a punto de cruzar el puente del río Salado o Chadileuvú, cuyo cauce constante y tranquilo, demostraba naturalmente su rumbo, aunque el hombre intentara cambiarlo con grandes obras que lo acotaban en la provincia vecina de Mendoza.
El terreno en partes arenoso, me obligaba a mirar atento el camino. Ningún vehículo circulaba a esa hora por la región, lo que en caso de un desperfecto, representaba la seguridad de tener que quedarme en el camino hasta que se hiciera de día u ocasionalmente pasara alguien. Pero ese era el mayor desafío, poder atravesar el oeste profundo en soledad. Mi idea era detenerme cada tanto para observar el cielo, el paisaje desértico y escuchar cualquier sonido natural, para lo que necesariamente debería parar el motor del auto.
Al cabo de 1 hora de viaje por la ruta 10 hacia el este, apenas habría recorrido unos 25 kilómetros cuando me pareció que a mi derecha observé un extraño fulgor. No me detuve pero me mantuve atento a ver si sólo se trataba de algún reflejo pero, a los minutos según calculé, advertí de nuevo ese extraño fenómeno. No me detuve pero sí me mantuve atento para verificar si había alguna frecuencia entre cada manifestación. Avanzaba y por el rabillo del ojo intentaba ubicar geográficamente la zona de la que provenía el fulgor. Al cabo de unos 5 minutos de viaje, se repitió ese fantástico destello. Eso hizo que automáticamente detuviera el vehículo y descendiera rápidamente, deteniendo el motor y apagando todas las luces. (Continuará)

24.10.16

La búsqueda sin fin…



El OVNI y la eterna búsqueda. Sin dudas uno de los mayores enigmas que el hombre interiormente se plantea sin reconocerlo públicamente ante tantos avatares que debe enfrentar en su vida diaria, es el interrogante de “el OVNI”.
El tema no es nuevo y muchos investigadores que ya no están entre nosotros, se fueron con el interrogante a cuestas, aunque la mayoría no cedió su interés en la búsqueda de una respuesta concreta, con aciertos y errores. Con interpretaciones intuitivas ante la falta de metodologías y en la mayoría de los casos por falta de medios. Sin embargo, en silencio trabajaron en pos de una respuesta que nunca llegó. O tal vez sí y por alguna razón callaron.

Ya son casi tres generaciones de investigadores que evolucionaron a fuerza de sacrificio. De búsqueda permanente pero con una decisión tenaz que a muchos distinguió. En ese marco, puedo nombrar a dos, aunque seguro hay muchos más. Ellos son don Pedro Romaniuk y Fabio Pedro Alles o más conocido e institucionalizado como “Fabio Zerpa”.

Considero que con esfuerzo buscaron (y busca) aún la respuesta como pioneros de una especialidad que jamás obtuvo reconocimiento y que fue convocada generalmente para formar parte de programas armados especialmente para polemizar. Si uno de ellos participaba de un panel, seguramente una producción convocaba a varios para que “apunten” contra los sostenedores de lo que hace 50 años no era una utopía, sino un imposible o una locura.

Sin embargo, en base a estudio, a trabajo de campo, a esfuerzo de viajes interminables, fueron marcando la senda que después siguieron muchos más. Con el tiempo, la tentación e aparecer en los medios masivos obnubiló a algunos investigadores que prefirieron disputarse la aparición en un estudio televisivo, que las luces de las estrellas en una vigilia real y auténtica en la búsqueda de respuestas.

Hoy, hay muchos. Miles tal vez, que “investigan” desde una computadora “por internet”. Que opinan y discuten como especialistas de algo que desconocen pero que los apasiona. Que prefieren hablar de “los casos más sonados” ocurridos en cualquier parte del mundo. Menos de lo que pasa a la vuelta de la esquina o mejor dicho, en sus propios cielos.

Da la sensación que a veces prefieren llegar a los codazos a sacarse una foto al lado de un ilustre investigador extranjero que llega al país, que conocer lo que ocurre en zonas rurales o del interior. La realidad indica que hay zonas verdaderamente “calientes” como la Patagonia, donde “el OVNI” se muestra con inusitada frecuencia y singularidad. Sin dudas este es el proceder de la tercera generación de investigadores que pululan en la web. Esos especialistas que pueden hablar de un caso en Europa o Estados Unidos, pero desconocen lo que pasa en su propia región.

Tal vez es tiempo que todos, los representantes de cada generación de investigadores, dejen de lado “los egos” y hagan coincidir sus estudios reales en un congreso serio, en el que las pruebas se tiren en la mesa y se compartan sin mezquindades, para tratar de interpretar algo que sucede y que está mucho más allá del negocio de algunos o del “reiting” de otros.

Despues de 44 años como investigador de campo, digo esto no porque considere que tengo la autoridad suficiente, sino porque he aprendido que cada uno en su búsqueda ha encontrado una parte de la verdad. El día que dejemos de lado el ego y la necesidad de figurar en alguna programación de tv, seguramente entenderemos algo que está muy por encima del hombre. Tal vez “ellos” miran desde otro plano nuestro proceder y consideran que estamos muy lejos de entenderlos.

Quizás sea tiempo de reflexionar  y empezar a compartir lo poco que sabemos de esos extraños visitantes, para tratar de entender un fenómeno que “está ahi”, porque el tiempo ha demostrado que en este tema… “la verdad no es de nadie”.

Quique Mario
CEUFO


19.9.16

NUEVO ENCUENTRO TIPO III


EN LA PAMPA
NUEVO ENCUENTRO TIPO III

Dos episodios  de “luces” extrañas se registraron en la tarde-noche del domingo 18 de septiembre, mientras que seagurdan resultados de la investigación de un nuevo Encuentro Cercano Tipo III registrado hace pocos días en la ruta Nacional 35, entre la localidad de Winifreda y Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa.
El primero de los hechos tuvo como protagonistas a los ocunates de un vehículo que se desplazaba desde General Pico a Santa Rosa, que observaron una potente luz de color blanco. Eran aproximadamente las 20,15 horas y los protagonistas circulaban por la ruta entre General Pico y Monte Nievas. Las primeras especulaciones los llevaron a suponer que se trataba “de una estrella” a la que al cabo de algunos minutos dejaron de prestar atención. Pocos minutos después, al girar hacia el sur por la ruta provincial 7, advierten que ”la estrella” de color blanca, estaba frente a ellos susendida en el espacio y les llamó especialmente la atención su tamaño comparado con una estrella normal. La observación duró varios minutos y cuando la instrnquilidad ganaba a los testigos, “la estrella” dio un salto hacia el espacio y desapareció de su visión.
Una hora más tarde, el encargado de un campo ubicado en la zona de El Durazno, avisó al propietario del establecimiento sobre la extraña presencia de “una luz roja” que permanecía suspendida entre los caldenes a muy baja altura, a tal punto que el testigo consideró que estaba “estacionada” en el terreno. Por sugerencia del propietario, el empleado dej{o las luces encendidas de la vivienda y se ubicó en un sector con poca iluminación para observar el comportamiento de “la luz”:
20 minutos más tarde y con seria preocupación volvió a avisar al propietario del campo que “la luz” se desplzaba lentamente entre los caldenes, siempre a baja altura por lo que decidieron dar aviso a la policía. Poco después llegó a la zona una patrulla policial pero “la luz” ya no estaba en el lugar.

ENCUENTRO DEL TIPO III
Este tipo de episodios se repiten en la regi{on con inusitada frecuencia y no se denuncian, ya que no hay consecuencias ara los testigos y quedan como relatos, pero teniendo en cuenta los episodios registrados en los últimos tiempos y hacen referencia a encuentros del Tipo II, más uno que está en estudio y que hace poco menos de un mes, tuvo como protagonista a un camionero del sur del país, sobre la ruta Nacional 35 entre Winifreda y Santa Rosa.

En este caso, habría una interesante filmación que se halla en estudio y han tomado intervención especialistas y cuerpo médico que habría comprobado que el camionero, vivió una experiencia muy extraña. Sin dudas la región es el centro de estudio de los especialistas que han dispuesto un sistema de notificaciones rápidas mediante teléfonos, email y la activa participación de fuerzas policiales.

27.8.16

¿UN OVNI SOBRE SANTA ROSA?

¿UN OVNI SOBRE SANTA ROSA?



Una extraña luz se observó sobre la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, hoy sábado al atardecer, alrededor de las 19,30 horas. Vecinos de la zona sureste comenzaron a observar extrañados la presencia de una luz de dimensiones no convencionales que permanecía suspendida sobre la ciudad.
Alguien alcanzó prismáticos y se pudo apreciar que se trataba de un objeto de gran tamaño compuesto por dos luces, que daban la sensación de tener la intensidad de un automóvil suspendido en el espacio. En el barrio Río Atuel, varios vecinos compartían los prismáticos obsernavo la luz que lentamente comenzó a descender luego de 40 minutos.

Las imágenes fueron tomadas desde el barrio Río Atuel y desde barrio Aeropuerto. Dos puntos muy distantes desde los que se veía el extraño objeto, lo que de alguna manera permite suponer que se hallaba a distancia y altura considerables, lo que también habla de sus posibles dimensiones.

ENCUENTRO DEL II TIPO


Dos policías vivieron una experiencia alucinante cuando circulaban por la ruta nacional 35, entre la localidad de Winifreda y la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de la Pampa. Viajaban en un vehículo policial, una camioneta de la institución alrededor de las 3 de la madrugada con dirección norte sur, cuando advirtieron el desplazamiento de “una luz” a baja altura, que en principio pensaron era un helicóptero.
Su sorpresa fue mayúscula cuando el objeto a gran velocidad se puso a la par del vehículo policial que comenó a perder potencia y su motor tendía a detenerse. El conductor impidió que la marcha se detuviera rebajando los cambios y acelerando, no obstante la marcha se torno más lenta. Con asombro observaron que el vehiculo se desplazaba en forma paralela y emitía potentes luces.
La experiencia duró casi 15 minutos, lo que dio tiempo a filmar con un teléfono, aunque uno de los efectivos sufrió una aguda crisis nerviosa. Todo era confusión y en esas circunstancias, un camión de gran porte que se desplazaba en dirección contraria, sin dudas también resultó testigo de la observación porque advirtieron que realizó una maniobra peligrosa, tal vez a consecuencia de la observación.
Tal como apareció, “la luz” realizó un salto al espacio y desapareció en cuestión de segundos y todo volvió a la normalidad. El hecho ocurrió a principios del mes de agosto y no fue divulgado para evitar el acoso de medios sensacionalistas, mientras que el video se encuentra en estudio, aunque las imágenes más claras aparecen en muy pocos cuadros, donde se puede apreciar una gran cantidad de luces como componente de ese extraño objeto. 

12.7.16

HECTOR BOETTO, SE NOS FUE UN GRANDE...

La distancia nos jugó una mala pasada... el tiempo... la falta de respuestas... el silencio... y hoy, la terrible noticia, la menos querida, la menos esperada... ya no está entre nosotros un fantástico colaborador: HECTOR BOETTO, vale así, escrito con mayúscula fija, como homenaje a la memoria de un tipo bárbaro, simple, directo, que vivió la vida de manera intensa, jugado por sus ideales... el no fue un teórico. Vivió durante décadas en el exilio y como él mismo contó, a fuerza de esfuerzo, aprendió y generó otra vida allá, en Bélgica.
Que lástima hermano no te pude dar un último abrazo, después de tantos kilómetros recorridos. Siempre tuviste las raíces en tu patria, en tu Buenos Aires amado, en tu Latinoamérica y después, me acompañaste a recorrer el sur y tantos recónditos lugares de la cordillera, esa que te sorprendía y a las que tantas fotos sacaste.
Vamos a extrañar tus definiciones. porque para analizar una foto, minuciosamente y sin improvisaciones ni dos filtritos improvisados, vos, tenías la tecnología y, el ojo clínico. Cómo se te extraña hermano. Pero me alegra pensarte volando sin pasaje ni pasaporte... porque lo disfrutarás.
Abrazo querido amigo y consuelo para tu familia, en especial tu hijo Amílcar, con el que tantos kilómetros transitamos tantas veces...
Hasta el reencuentro hermano.

25.3.16

INFORME ESPECIAL / CASO LUAN TORO (PARTE II)



Archivos София©®
Gestión Especial de Análisis 2.015/AR/107_LP
C.N. Olivera y M.I Opacek

Excesos e Inacciones en Luan Toro – Ruta RP10
Testigo N/A - Regulación de Confidencialidad E.G.Æ. ©®
Hechos Ocurridos en Fechas Progresivas – La Pampa – AR.
Parte 2º - Segunda Sección


Reiteraciones

Se reiteran para toda esta 2º Parte, en todas sus Secciones, las Advertencias, Notas Previas y Notas Finales detalladas en el contenido de la 1º Parte; en lo general y en lo particular; recomendamos al lector, previo acceso de este reporte, releer las mismas.

La Formalización Documental y el Marco Legal

En nuestra anterior Sección introdujimos al lector en la interpretación de estos asuntos respecto de los sucesos relatados por el Testigo y de una posición tentativa desde la óptica del Propietario donde los mismos acontecieron.

Abordaremos ahora distintos aspectos referidos al carácter del Registro Público de tales sucesos y de cómo se enmarcarían en el estatus administrativo después de realizada la Exposición Policial por parte del Testigo.

En Argentina (como en la inmensa mayoría de los países del mundo) el asesinato de un extraterrestre está a la misma altura que el asesinato de una mosca (lo cual es muy triste desde todo punto de vista), pero sí existe el concepto de presunción (entre otros que podrían ser considerados) pero el mismo debe ser rescatado en un proceso que en este caso debió haber seguido a la Exposición Policial a través de pericias, indagaciones, recolección de pruebas, etcétera, y en apariencia el mismo nunca fue iniciado.

Dentro de la presunción una de las preguntas que habría cabido para involucrarse en este caso habría sido habida cuenta del relato del Testigo (figura antropomorfa, contextura pequeña) ¿pudo haberse tratado de un niño a lo que el Testigo le disparó?.

Es que Argentina no posee, convalidadas y ordenadas, Normas Positivas que involucren a “extraterrestres” y que sobre ellas pueda ejercer autoridad cualquier dependencia funcional del Estado. Aún así existen algunos medios legales con los que el Estado podría involucrarse en un asunto por el estilo, pero su manejo concierne a un acabado conocimiento jurídico que no está al alcance de todos.

Otros países sí disponen de estas Normas Positivas, tanto explícitas como implícitas dentro de la redacción de los contenidos jurídicos y jurisprudenciales (ver por ejemplo el fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos 16354/06, 2012, Julio 13)

Otro tema de atención particular tiene que ver con la propia participación de la Policía de la provincia de La Pampa en relación a la habilitación del proceso de registro formal de los sucesos en la propiedad del Propietario en su ausencia y sin su participación efectiva, e incluso el modo en el que se incluyeron a terceros dentro de la Exposición.

El Registro Público, la Exposición (o Acta) Policial en este caso, debería tener una motivación suficientemente válida que implique la demanda de la intervención de la autoridad, un Acto Público como este no debe usarse como una “libreta de notas” de cualquier ciudadano que elija este medio para sentar por escrito (promocionar en el peor de los casos) sus actividades al respecto de cualquier Anomalía y Evento (o al respecto de sus conflictos con terceros).

Efectivamente la exposición como Registro Público por parte del Testigo fue extemporánea, nos hemos preguntado sobre el porqué no fue realizada inmediatamente después del hecho principal (hubo aparentemente una infinitud de ellos que van surgiendo a la luz a medida que pasa el tiempo).

Si bien las distintas facetas de relevancia que fueron visibilizándose en el último semestre orientan a mostrar una razón egoísta e individualista del porqué el Testigo realizó la Exposición Policial, pequeños detalles en la misma como en diferentes declaraciones nos guían a pensar hacia una elección revanchista hacia terceros; la verdad es que es probable que nunca lo sepamos con total certeza porque de un caso progresivo e interesante para abordar (todavía se está a tiempo) este se convirtió (¿intencionalmente?) en un pasmoso berenjenal.

Lo cierto es que la Exposición Policial solo le movió el cabello a los siempre mismos interesados por las Anomalías y Eventos, mientras que la gravedad (por varias razones) de que alguien “abatió” (mató, asesinó) a un pequeño ser antropomorfo apenas si pasó por los fueros internos de cualquiera (y de todos) los funcionarios de los tres Poderes que con ese documento pudieron haber trazado algún rumbo de acción en cualquiera de los estamentos de las administraciones del Estado.

Pero vayamos más atrás en la situación, hasta la Exposición Policial misma. Esta clase de documentos públicos está regulada en la mayoría de los casos por una Legislación Federal y/o por una Legislación Provincial, no entraremos en detalles y dejamos este particular para la observación del lector.

Hemos accedido a la voluminosa base de datos de los Archivos София©® y a sus contenidos referidos a esta clase de documentos que nos ha dado el ejemplo perfecto para presentar al lector de este reporte.

Hace algunos años el titular de los Archivos fungiendo en una de sus vocaciones, la de periodista, publicó en un matutino de la ciudad de Río Gallegos (provincia de Santa Cruz) una serie de artículos referidos a la matanza ritual de perros domésticos por ahorcamiento en las entonces instalaciones ferroviarias de Y.C.R.T. a orillas de la ría de la ciudad; parecería un tema menor pero no solo la Policía de Santa Cruz, sino además el Juzgado asignado actuaron de oficio y emprendieron una tarea de investigación seria que incluyó la autopsia forense de los animales y además realizaron la toma de declaración con el objetivo de conocer a fondo la situación y de dar con una pandilla denominada “Los mataperros”.

A pesar del esfuerzo realizado hechos similares ocurrieron años después en inmediaciones del área denominada Laguna Ortiz, creyéndose que en tal ocasión se trató de imitadores de aquellos primeros casos.

El tema es: ¿si una suma de Autoridades de una provincia pueden tomar estas iniciativas al respecto de mascotas domésticas, que impide a las Autoridades de otra provincia tomar similares acciones en una situación que, por añadidura, involucra la denuncia de muerte intencional planificada a través de un Instrumento Público de un ser vivo con aspecto antropomorfo?.

Que quede muy en claro que estamos convencidos que la decisión de tomarle la Exposición Policial al Testigo en La Pampa fue una decisión acertada, pero creemos que la misma debió seguir necesariamente un camino de indagaciones posteriores en manos Policiales y/o Judiciales.

Es que como todo Acto Humano una Exposición Policial depende de la experticia y la pericia de quien la ordena y de quien la ejecuta, hay sobrados casos públicos y privados en la provincia de La Pampa para saber que su Policía atiende el proceso con el mayor de los esmeros y profesionalismo por lo que no tiene sentido analizar tales dependencias.

Pero sí nos gustaría dedicar algunos párrafos a la faz humana de lo que a la Exposición Policial refiere. Como en todo intercambio entre personas es determinante para pasar al papel las ideas la forma en que una se expresa, como así el grado de preparación de la otra que escribe.

Sin duda el Testigo tenía mucho para decir y es totalmente imposible que el Oficial a cargo de la toma de declaración estuviera preparado para interpretar y plasmar por escrito este tema “extraterrestre”, de hecho en las Escuelas de Policía en el mundo (salvo en dos que no pertenecen al ámbito latinoamericano) no enseñan asunto alguno relativo a lo “extraterrestre”, y para nada basta frente a un tema como este la preparación o cantidad de horas que pueda tener el Oficial tomando declaraciones.

En lo habitual las Exposiciones Policiales en el modo interrogar, escuchar y escribir los dichos del ciudadano expositor han empezado a ser desde hace algunos años seriamente cuestionadas en Argentina y en muchos países que aún las conservan como método de registro.

Esto es porque las ideas, como el lenguaje humano, como el estado emocional, como el estado de salud, y otros tantos factores no son jamás perfectos y difícilmente podamos esperar una sincronía absoluta entre entrevistado y entrevistador; las personas y sus diferencias hacen sin duda alguna a la imperfección de sus actos y en estos contextos tan complejos no somos ni pulcros actores de cine ni robots.

En muchos lugares las Exposiciones Policiales tradicionales se han complementado (en algunos con alta tecnología ya no existe la impresión papel) con medios de grabación de audio, video, fotografía e incluso sistemas que interpretan el lenguaje gestual del entrevistado.

En la gran mayoría de las dependencias en Argentina los dichos que los ciudadanos registran en las Exposiciones Policiales, en su estructura como van siendo duchos verbalmente  por los mismos van siendo reorganizados mentalmente por los Oficiales intervinientes antes de ser escritos y pasados a papel.

Así estos Oficiales se encuentran en una posición comprometida de inferioridad frente al ciudadano expositor pues no es lo mismo escribir las propias ideas que interpretar y escribir las ideas de otro, para al caso justamente porque tales ideas son la expresión de sentimientos y situaciones que la gran mayoría de las veces exceden la habitualidad de la vida diaria, y como tales proceden de un estado de conciencia alterada e incluso de intencionalidades que resulta imposible interpretar en el momento y que en muchos casos se conocen tiempo después.

Existen casos en los cuales por lo especial de la situación las Exposiciones Policiales se acompañan de asistencia legal, médica, psicológica e incluso religiosa (casos de minoridad, drogas, daños al embarazo, abusos, creencias ortodoxas, etcétera) que dan la asistencia profesional y las pautas críticas a tener en cuenta para que el asunto quede registrado debidamente.

El caso que nos ocupa no solo involucra el carácter “extraterrestre” como fundamento secundario, su fundamento primario es el uso de armas de fuego y solidario a éste es la ubicación en una propiedad ajena al Testigo que expone su relato; de hecho la sola mención del “abatimiento” (muerte, asesinato) de un ser viviente antropomorfo (humanoide) viene a ser por sí mismo un elemento extremadamente conflictivo para el Oficial encargado de tomar la Exposición.

El propio hecho de existir un “abatimiento” (muerte, asesinato) pudo haber transferido el carácter de la Exposición Policial al de Denuncia Policial, esta última de gestión judicial posterior a cargo de un Magistrado, pero ¿cómo cursar lo mismo si el asunto no está legislado, ni normado siquiera?.

Para los Oficiales entrevistadores ya es difícil de por sí llevar adelante una Exposición Policial sobre temas habituales, tanto por el compromiso policial diario del cumplimiento de su labor, como por la necesidad de evitar desenlaces inesperados futuros al respecto de los contenidos resultantes de tal Exposición. Es que la atribución policial en una Exposición trae también aparejada una responsabilidad de la Fuerza frente a la comunidad.

Lo bueno al respecto de la Exposición Policial es que de oficio a través de la delegación judicial incluso hoy puede complementarse la Exposición Policial realizada al Testigo, con solicitudes de declaración del resto de las partes interesadas mencionadas en la ella; de la misma forma que tales personas e instituciones mencionadas por el Testigo pueden presentarse libremente para dar su versión al respecto del caso, tanto en una Exposición Policial como frente a un Magistrado.

Es que de esto se trata justamente la Exposición Policial como Registro Público, de dejar asentadas formalmente las perspectivas individuales relativas a los ´Derechos y Obligaciones que a todos nos brinda e impone la Constitución y las Leyes, es por defecto un ejercicio totalmente válido de un Estado de Derecho, de una Democracia.

Este particular de los Registros Públicos de las Anomalías y Eventos viene siendo estudiado desde hace muchos años por los Archivos София©®, de tal manera que ya existen formalmente presentados proyectos de regulaciones y normas ante autoridades de diversos países e incluso de organizaciones supranacionales.

Además se han llevado adelante iniciativas de presentación de proyectos tendientes a la toma metódica de datos por región con el objetivo de evaluación, previsibilidad de acción y prevención de fraudes, entre otras cosas, al respecto de las Anomalías y Eventos.

Consideramos que lejos de convertirse en un estigma, la toma de esta Exposición Policial por parte de la Policía de La Pampa fue un verdadero acierto que abre las puertas a tomar la experiencia y convertirla en hechos positivos para la Fuerza.

Sería un gran paso que de este proceso formal pueda surgir un Protocolo de Procedimiento en el ámbito policial para cuando se presenten casos como el que expuso el Testigo u otros casos de extrañeza que no puedan ser explicados de primera mano pero que denoten la necesidad de involucrar la asistencia legal, social y psicológica en el proceso.

De hecho, el Estado Nacional posee una Oficina dedicada al estudio de las Anomalías y Eventos (la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (C.E.F.Ae.) de la Fuerza Aérea Argentina dependiente del Ministerio de Defensa) por lo cual el tabú gubernamental en esta clase de investigaciones no existe.

Creemos además que los Oficiales que dispusieron la toma de la Exposición Policial asumieron la elección más acertada, por varias razones, pero principalmente porque es justamente la provincia de La Pampa uno de los territorios geográficos donde las Anomalías y Eventos se manifiestan con una inusitada intensidad.

También es una zona donde la cantidad y calidad de los Testigos de Anomalías y Eventos establece estándares de demanda únicos por sus características a los tres Poderes del Estado en sus distintas dependencias.

Decimos esto pues con las distancias que a cada uno separan, es bueno recordar algunos de los casos de entre una gran densidad de los mismos, algunos conocidos y notorios, otros desconocidos y ni siquiera divulgados.

Caso Platner: En el año 1.983, Agosto 9, el productor local Julio Platner vivió un hecho extraordinario en cercanías de la localidad de Winifreda.

Caso Telen: En el año 1.997, Junio 15, el Subcomisario David Gallego, el Oficial José Cerna y la Sargento Pilar Badal de la Comisaría de la localidad de Telen observaron y recibieron testimonios de pobladores del lugar de un evento desconocido.

Caso Ferreyra: En el año 1.997, Junio 19, el vecino de la localidad de Santa Isabel, Jorge Raúl Ferreyra, encontrándose en proximidades de la localidad de Winifreda, observó un objeto desconocido.

Caso Pucheta: En el año 2.006, Marzo 02, el Agente Sergio Pucheta, miembro de la Sección Abigeato de la Unidad Regional II de la Policía de La Pampa, protagonizo un extraño episodio en la zona rural de la localidad de Dorila.

Entre otros que son conocidos en la provincia de La Pampa podemos mencionar: el Caso Sayago (Fermín Sayago) y el Caso Monte Pardo (Pedro S.), entre otros tantos que abunda mencionar en este reporte.

Uno de los detalles más notables de las obligaciones que a cada uno de nosotros competen en el transcurso de nuestros días en relación a la ocurrencia de las Anomalías y Eventos, es la incertidumbre de poder vernos al frente de algunas de las etapas que a ellas involucran; desde la vivencia misma hasta el cumplimiento de las formalidades públicas tales no diferencian profesiones ni personalidades y de hecho la experiencia nos nivela en el desafío de encontrar la mejor y más adecuada forma de enfrentar la situación.

Sin duda alguna en la provincia de La Pampa seguirán ocurriendo esto hechos.

Gracias por leer.

C.N. Olivera y M.I. Opacek